Skip to main content

Dossier: Simposio internacional ‘El legado de Alan Turing’

 

Logo Icmat

   

Dossier: Simposio internacional
 ‘El legado de Alan Turing’

 

 

La Real Academia de Ciencias y la Fundación Areces (Madrid) realizan una actividad conjunta en el marco del Año Internacional de Alan Turing: el simposio internacional ‘El legado de Alan Turing’. 

En este congreso expertos internacionales impartirán una serie de conferencias mediante las que se pretende ofrecer una visión general de las implicaciones de las investigaciones del genial matemático Alan Turing.

 

 

Foto Alan Turing

   

 

Simposio internacional ‘El legado de Alan Turing’.
23 y 24 de octubre en la Sede de la fundación Areces de Madrid.
 
Más información:

En la página de la Fundación Areces

 

En 2012 se conmemora el centenario del nacimiento de una de las figuras más singulares del siglo XX, el matemático británico Alan Matheson Turing.
 
A pesar de su corta vida, Turing logró un impacto único en la historia de la matemáticas, la computación, la informática, la inteligencia artificial, la lógica, la filosofía y la biología.
 
Turing está considerado uno de los padres de la ciencia de la computación gracias a sus desarrollos en la formalización de los conceptos de algoritmo y computación mediante la llamada máquina de Turing.
 
Se convirtió en un personaje muy popular al conocerse, años después, su crucial papel durante la Segunda Guerra Mundial para romper los códigos nazis, particularmente los de la máquina Enigma. Tras la guerra promovió la construcción de los primeros ordenadores digitales. También contribuyó al debate sobre si las máquinas pueden pensar (Inteligencia artificial).
 
Durante estos meses se están preparando una gran cantidad de eventos en todo el mundo (especialmente en Gran Bretaña) en la que se incluye esta iniciativa, que supone el evento más importante celebrado en España durante el Año Internacional de Alan Turing.
Los temas del simposio
 
Los principales temas que se tratan son:
 
1. Inteligencia Artificial
 
Estado de la cuestión y retos actuales; evolución biológica como modelo de aprendizaje; los chatbots que hoy retan al test de Turing
 
En 1945, Turing pensaba que se podían reproducir todas las funciones mentales mediante operaciones que pueden realizar las computadoras. Por tanto, se podría construir una máquina con las mismas capacidades cognitivas que un ser humano.
 
Turing diseñó una prueba que permite afirmar o negar que una máquina es, efectivamente, inteligente. En esta prueba, llamada test de Turing, un observador externo ha de distinguir entre una máquina y un ser humano haciendo un número de preguntas. Turing creía que si ambos jugadores son lo suficientemente hábiles, el juez no podrá diferenciarlos y por tanto la máquina sería inteligente. 
 
Hasta ahora ninguna máquina ha conseguido pasar el test, pero los sistemas de inteligencia artificial siguen evolucionando y actualmente son parte de la rutina en campos como economía, medicina, ingeniería y la milicia, y se ha usado en gran variedad de aplicaciones de software, juegos de estrategia como ajedrez de computador y otros videojuegos.
 
En 1990 nació el Premio Loebner, una competición de carácter anual entre programas de ordenador que sigue el estándar establecido en la prueba de Turing.
 
En el simposio:
 
-        “La evolución biológica como forma de aprender”, Leslie Valiant (Nevanlinna Prize1986, Knuth Prize 1997, Turing Award 2010. Harvard University. EE.UU.)
 
-        “Haciéndolo realidad: ganador del Premio Loebner del diseño chatbot”. Bruce Wilcox (Programador de inteligencia artificial en Telltale Games. Ganador del Loebner Prize 2010 y 2011)
 
-        “El Viaje AI: el camino andado y el (largo) camino que queda por andar”. Ramón López de Mántaras (ganador del  Premio AAAI Robert S. Engelmore 2011. Profesor de Investigación del CSIC)
 
 
 
2. Criptografía
 
La Máquina Enigma, criptografía durante la Segunda Guerra Mundial; nuevos mecanismos de seguridad basados en el test de Turing.
 
El test de Turing permite determinar a través de una comunicación remota si el interlocutor es una máquina o un humano. Una idea parecida se usa en un enfoque moderno de la criptografía: un supuesto adversario quiere saber si está interactuando con una sistema real o con una simulación. Si no puede apreciar la diferencia, entonces el sistema es ‘seguro’.
 
Aunque él no ideó este uso de su test, Turing trabajó directamente en el campo de la criptografía durante la Segunda Guerra Mundial, ayudando decisivamente a la ruptura de la Máquina Enigma. Esta máquina era un equipo de codificación de alta complejidad que desarrolló Alemania con el fin de proteger su flujo de información ante las potencias aliadas.
 
Los aliados mismos, y Gran Bretaña en particular, abrieron una batalla criptográfica encubierta que fue decisiva para el desenlace de la guerra. Turing jugó un papel clave en esta lucha con su aportación de ideas originales en el campo de la lógica matemática y la computación que llevaron a la construcción de la Bomba, la máquina descifradora.
 
En el Simposio:
 
-        “La seguridad demostrable”, Nigel P. Smart (University of Bristol. Reino Unido)
 
-        “Turing y la criptografía durante la Segunda Guerra Mundial”, Pedro Bernal Gutiérrez (Teniente General del Ejército del Aire. Exdirector del Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (CESEDEN)).
 
-        “Turing y Enigma”, Ignacio Luengo (Universidad Complutense).
 
3. Computación
 
La máquina de Turing.
 
El trabajo de Alan Turing es considerado precursor de toda la computación moderna que hoy determina nuestra sociedad, nuestras maneras de producir, las relaciones, los medios de transporte, el avance del conocimiento, e incluso nuestra manera de pensar. Sus desarrollos en la formalización de los conceptos de algoritmo y computación mediante la llamada máquina de Turing fueron fundamentales para el desarrollo de las tecnologías de la información.
 
Una máquina de Turing es un dispositivo que manipula símbolos sobre una tira de cinta de acuerdo a una tabla de reglas. A pesar de su simplicidad, puede ser adaptada para simular la lógica de cualquier algoritmo de computador y es particularmente útil en la explicación de las funciones de un CPU dentro de un ordenador.
 
La máquina fue descrita por Turing como una máquina automática en 1936 en la revista Proceedings of the London Mathematical Society, en el estudio “Sobre los números computables, con una aplicación al Entscheidungsproblem”.
 
En este artículo se estudiaba el Entscheidungsproblem, la cuestión planteada por David Hilbert sobre si las matemáticas son decidibles, es decir, si hay un método definido que pueda aplicarse a cualquier sentencia matemática y que nos diga si esa sentencia es cierta o no. Turing ideó un modelo formal de computador y demostró que existían problemas que una máquina no podía resolver, y que determinan los límites de la ciencia (los problemas ‘incomputables’).
 
Más información:
 
En el simposio
 
-        “La lógica, la computación, la representación del conocimiento y la resolución de problemas”, David Pearce (Universidad Politécnica de Madrid).
-        “Alan Turing y los límites de la computación”, Miguel Ángel Martín Delgado (Universidad Complutense).


 
4. Lógica
 
Fundamentos y límites de la matemática.
 
Más allá de la construcción teórica de su famosa máquina con la que probó la ‘indecibilidad de las matemáticas’, Turing siguió explorando determinados conceptos lógicos en su tesis ‘Sistemas Lógicos Basados en Ordinales’, que defendió en Princeton en 1939.
 
En sus teorías intentó ‘evitar lo máximo posible los efectos de la Teoría de Gödel’.
 
Introdujo el concepto de ‘oráculo’: una especie de componente mágica capaz de realizar operaciones incomputables. Va más allá de cualquier componente de un ordenador moderno, ya que es infinitamente más potente. El interés en esta construcción residía en explorar aquello que no se podía realizar con procesos mecánicos.
 
En una interpretación posterior, el oráculo se relaciona con la intuición humana que permite ver la verdad en una proposición indemostrable de Gödel. Es ‘tener una idea’, frente a ‘usar un método mecánico’.
 
En el simposio:
 
-        “Del legado de Turing en la lógica matemática y los fundamentos de las Matemáticas”, Joan Bagaria i Pigrau (ICREA Research Profesor. Universidad de Barcelona).
 
-        “La Lógica como la continuación de las Ciencias de la computación por otros medios”, Georg Gottlob (Austrian Academy of Sciences. European Academy of Sciences Academia Europaea. German Academy of Sciences Leopoldina. University of Oxford. Reino Unido).

 

-        “Alan Turing: el vínculo de Leibniz a Gödel”. Josep Díaz (Profesor de lenguajes y sistemas informáticos de la Universidad Politécnica de Cataluña. Premio Nacional de Informática 2011).
 
5. Morfogénesis
  
En 1952 Alan Turing escribió un artículo sobre la morfogénesis (“La base química de la morfogénesis”. Phil. Trans. Roy. Soc.. Londres, B 37 a 72.237), su único trabajo publicado relacionado con la biología. Sus primeras palabras describen escuetamente su enfoque de la siguiente manera:
Se sugiere queun sistemade sustancias químicas, llamadas morfógenos, reacciona entre sí yse difunde a travésde un tejido, causando los principales fenómenosde la morfogénesis. Tal sistema puede desarrollarunpatrónoestructura debido aunainestabilidaddel equilibriohomogéneo, que se desencadenapor las perturbacionesaleatorias.
Turing no fue el primero en utilizar métodos matemáticos para resolver problemas biológicos. Pese a ello, su enfoque fue inadvertido o fue directamente rechazado por muchos biólogos de ese momento, y rápidamente cayó en el olvido, aunque recientemente varios resultados apoyan sus teorías.
 
En el simposio:
 
“Las Matemáticas y la Biología: una relación difícil”, Miguel Ángel Herrero (Universidad Complutense de Madrid).
Coordinadores
 
*Manuel de León
 
Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales
Instituto de Ciencias Matemáticas (ICMAT)
Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)
 
*David Ríos Insúa
 
Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales
 
*Jesús María Sanz Serna
 
Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales
Universidad de Valladolid
 

Localización, horarios e inscripciones

 
El simposio tendrá lugar en el Salón de Actos de la sede de la Fundación Ramón Areces.
                  c/ Vitruvio, 5. 28006 Madrid. 
 
Empieza el martes 23 de octubre y termina el 24 de octubre
 
Martes:
Primera sesión de 9:30 a 13:30
Segunda sesión de 16:00 a 19:30
 
Miércoles:
Primera sesión de 9:30 a 13:15
Segunda sesión de 16:00 a 18:45
 
La asistencia al curso es gratuita y es necesario hacer una inscripción previa. El formulario se encuentra la web de la Fundación Areces.